Las Delicias, un barrio en constante lucha

Las Delicias, un barrio en constante lucha

Visitamos el barrio de las Delicias junto a José Luis Zuñiga, presidente de la Asociación de Vecinos y Sandra Sanz, secretaria de la Agrupación de Comerciantes.

El barrio de las Delicias de Zaragoza es para muchos la segunda ciudad de Aragón. Y es que sus más de 100.000 habitantes, hacen de este distrito el más poblado de la capital aragonesa. Son muchos los vecinos que llevan toda la vida en sus calles viendo el paso de los años, la evolución de los comercios y de la hostelería. Y también son muchos los que añoran esa esencia de pueblo de la que se podía disfrutar y que este crecimiento les ha arrebatado. “Antes las puertas de las casas estaban abiertas, todo el mundo se fiaba”, explica José Luis Zuñiga, presidente de la Asociación de Vecinos.

Sus años en el barrio le han hecho comprobar que no siempre el crecimiento es positivo. “Se ha visto un exceso de bares y de comercios que ha hecho que muchos terminen cerrando y por tanto dejando los locales vacíos”, asegura. Sin embargo, algunos históricos han sabido mantenerse a pesar de las adversidades como el emblemático Bar Amblas situado en la calle Caspe. “Abrimos hace 53 años y el negocio ha pasado de generación en generación. Mi hermana y yo nos hemos criado aquí toda la vida y hemos visto un cambio muy grande en el vecindario. Antes la industria estaba aquí instalada y trabajaban con jornada partida por lo que muchos se quedaban a comer en el barrio”, asegura Alfonso Blasco, dueño del establecimiento.

Tras más de 50 años las paredes del Amblas han sido cómplices de muchos cambios y testigo del paso de muchos vecinos que hoy en día siguen fieles al bar. “Ahora nunca sabemos cuando va a haber faena, puede ser por la tarde, a medio día… Antes con la industria era claro pero se fueron a los polígonos y todo cambió. Lo que si sucede muy a menudo es que en un mismo día podemos ver pasar por aquí tres generaciones de una familia”, cuenta Alfonso. Sus anchoas y boquerones son sin duda un motivo por el que trasladarse hasta las Delicias ya que “como aquí y por este precio, no se encuentran en ningún sitio”, afirma José Luis.

Tanto la hostelería como el comercio se ha visto afectados por la crisis, pero negocios de toda la vida como La Caleta o la Churrería Fortuna han sabido mantenerse fuertes. “La linea principal de trabajo es potenciar el comercio en las Delicias ya que los Centros Comerciales nos han quitado mucho protagonismo a pesar de que aquí hay calidad”, asegura Sandra Sanz, secretaria de la agrupación de comerciantes del distrito. Y es que las Delicias cuenta con uno de los Mercados más barato y con mayor abastecimiento de Zaragoza. “Sin embargo, muchos no vienen porque en este barrio el principal problema es aparcar”, un inconveniente en el que también coincide Alfonso.

Pero esto no deja de hacer a la Calle Delicias una de las más transitadas de la ciudad que deja a su paso espacios tan peculiares de la capital como el Jardín Vertical. Casi al terminar la misma calle, el Bar La Codorniz mantiene sus puertas abiertas desde 1965 ofreciendo a sus clientes “productos de muy buen relación calidad-precio”, cuenta Jesús Nosellas, quien también fue vicepresidente de la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza durante 6 años. “Abrimos el bar cuando yo tenía 15 años. En todo este tiempo he visto evolucionar mucho el barrio. Antes todo lo que había alrededor eran parcelas y la calle Delicias estaba sin peatonalizar y nos conocíamos todos, ahora es imposible”. Aunque esta evolución ha hecho que el barrio no deje de luchar por mantener su nombre en el mapa zaragozano, la hostelería sigue trabajando para ofrecer a los vecinos y visitantes de las Delicias una gastronomía de calidad.

Es por ello que en su extenso terreno encontramos una gran variedad de locales en los que no se pierde la tradición de tapear como El Río de la Plata, la Caleta, El Garito de Emilio, Oro Negro Caribeño o el Bar 269. Motivo que hace que todavía sean muchos los que se animen a abrir nuevos establecimientos en el distrito, como la Pizzería 22.2 Gradi que llegó a las Delicias como un soplo de aire fresco.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies